Entrevista Laboral

Nota: la identidad de los involucrados continua bajo estricta reserva.

Episodio III: Interactuando con el Perraje

(Incluye final feliz)
- Ir al Episodio I
- Ir al Episodio II

Era aun bien temprano cuando entre a la cocina husmeando el olor de la cafetera. Ahi me encontre con que la puerta de la sala de conferencias estaba abierta. Me servi un cafe y avance hacia aquel salon deteniendome cerca de una de las mesas para observar a los avidos deportistas que golpeaban las bolas con sus palos. El pasto estaba algo quemado a causa de las bajas temperaturas, pero a nadie parecia importarle: ni a ellos, ni mucho menos a mi. No se. A los gringos les encanta el golf, pero a mi me parece tan pajero.

Mis primeros dias como ex-desempleado fueron de emociones infinitas. Por algun motivo no podia dejar de recordar a cierto colega Argentino con el cual hemos compartido uno que otro viaje en motocicleta. Precisamente, estando en aquel camping donde el oso casi nos ceno, comentabamos sobre las cosas de la vida cuando el estimado hermano trasandino exclamo,

¡Che! Con ese diploma que vos tenes, en tu pais te tratarian como a un Dios.

Dado que en Chile la banalidad ha trascendido lo relevante, discrepe en parte de su opinion. Ademas, y sin pecar de humilde, los recuerdos de mis origenes se me vienen a la cabeza en menos nada cuando se tocan estos temas,

No siento que ser ingeniebrio no haga superior al resto...

Siendo empleado del Estado Chileno, tuve que convivir con una situacion que me parecia ultra vergonzosa. Por orden expresa del Gerente de la reparticion un miembro del entonces partido gobernante que argumentaba tener apellido Griego, los profesionales egresados de universidad tenian prohibido compartir y/o relacionarse con los tecnicos y los administrativos salvo que fuera por motivos estrictamente  laborales. A mi me resultaba tan patetico puesto que por mas que este semidios intentara imponer su microsistema feudal, exigiendole al señorio mantener distancia con el perraje, sus subalternos acudian constantemente a nuestra oficina a mendigar cigarros y pornografia, preñaron a una que otra desprevenida secretaria, y por si fuera poco la institucion pasaba de forro en forro.

De aquella historia ya van casi 10 años, pero todavia la utilizo como medida de comparacion con el resto de las empresas en las que he trabajado. Por eso me resulto terriblemente agradable que el trato con mis nuevos empleadores fuera diferente. El matrimonio es muy dado a la flexibilidad, y se preocupan bastante por la comodidad de sus empleados. Los compañeros tienen variadas personalidades, pero en general cada uno vive su mundo. Aunque existe una jerarquia, nadie intenta imponersela al resto. Cada quien conoce sus responsabilidades y no jode a los demas. Para mi, ese era el sitio perfecto, pero mi asombro no termino ahi. Con el correr de los dias note que aca el perraje tambien existe, pero la forma, y especialmente el trato, dista bastante de parecerse al de Chile.

Cierto dia me encontraba leyendo manuales e interiorizandome del funcionamiento del negocio cuando sin siquiera avisar entro L —el nombre en clave que le asigne— a mi oficina. Ella era blanca, grande, y robusta, y tenia una mirada tremendamente seria e indiferente. Su presencia me acobardo, y como pude trate de no demostrarselo. La salude y le hable amablemente, pero ella no me presto atencion en lo absoluto. Miro un rato bajo mi escritorio y despues de no hayar nada dio la media vuelta y se fue. "Bueno," me dije, "asi son," y regrese a mi lectura. El dia siguiente aparecio Z, bajita, de pierna gruesa y mirada triste. Entro y me miro fijamente durante unos segundos, y cuando le hable agacho la cabeza y se largo. "¿Que mierda, no?" pense, pero ya aprendi que en este pais no pescar a los demas es parte de la cultura.

Los dias posteriores transcurrieron sin mayores contratiempos: leer manuales, aprender la aplicacion estrella del boliche, y recordar lo poco que aprendi en la universidad para dar respuestas coherentes. En determinado momento senti que alguien se acercaba cuando gire y vi a H, morena, esbelta, y de intensos ojos verdes. Entro a mi oficina haciendose la simpatica y note de inmediato que era de esas que les gusta llamar la atencion. Nuevamente salude y le hable, pero a ella ni le importo y camino deshinibidamente hasta mi. Yo no entiendo porque me tienen que pasar estas cosas. Trate de evadirla lo que mas pude, pero H fue mas agil y no le costo nada meter su cabeza entre mis piernas. Ahi me acorde de la descripcion de la compañia que me hizo la dueña el dia que me entrevisto,

—...nosotros hacemos consultoria y cuidamos perros...

Batalle para zafarme durante un momento, y mientras lo hacia  comence a analizar la situacion: me levanto a las 6:30am, me baño, y me visto. Veinte minutos despues estoy arriba del auto y tardo una hora en llegar al trabajo; no puede ser que en menos de dos horas mi cuerpo ya apeste. Apenas se presento la oportunidad, comente mi experiencia con mi amiga enfermera,

No se porque chucha estos perros me andan oliendo los cocos...
A mi me pasa lo mismo cuando estoy menstruando.

Acabe ese dia rogando que H no me fornicase las piernas y cuestionandome porque mi mujer reacciona de manera inversa. Ella huye de mis olores como si fuese la lepra. Su respuesta se caia de obvia,

—¡Yo no soy ninguna perra!

Con el paso de los dias mi relacion con el perraje ha ido progresando. Si bien L pasa gran parte del tiempo encerrada en la oficina de su dueña, Z ya siente mas confianza y hasta come en mi oficina. H se cree linda y si le gusta olfatearme las pelotas es cosa de ella; se supone que este es un pais donde a libertad se respeta. Poco a poco les he perdido el miedo, y ya empiezo a acostumbrarme. Por ultimo, lo mejor de todo fue que este drama de las entrevistas laborales tuvo un final feliz digno de pelicula de Kusturica, y gracias a H ya tengo en mente un nuevo negocio: extracto de gonadas para perras frigidas. Ya veremos que tan afrodisiaco resulta.

5 piensan que...:

Lorna dijo...

jajaja... Espero que lo sigas pasando bien con esas rivales tan virtuosas!!! jejeje Te amo! muack!

PD: aprobado! ;-)

bellota_b dijo...

Siempre el perraje me ha causado admiracíon...debe ser por que pertenezco a esa estirpe de medio pelo.


PD:la verdad, me perdí "algo"en tu escrito ,o soy poco evolucionada con tu letra :D:D:D:D:D


saludines!!!!!!!

Claudia Canifru dijo...

La perra entera califa se enamoró de tus cocos nomás.

Viva el perraje, somos los más bacanes!

Voy y vuelvo dijo...

Estimada Bellota_B,

perdona mis limitaciones neuronales, pero podrias explicarme que quisiste decir?

Gracias

bellota_b dijo...

Dirás "mis" limitaciones neuronales,por que el texto en si,era claro,pero yo me perdí un poco,pero eso pasa,cuando hay disfunción y aceleramiento mental y debo leer dos veces :D

saludos!