Entrevista Laboral

Nota: la identidad de los involucrados permanecera en reserva.

Episodio I: La Perdida de la Inocencia

- Ir a Episodio II

Se que, por desgracia, no soy un caso exclusivo, y aunque para algunos es un acto simple, para muchos no es mas que una terrible frustracion. Este ultimo semestre, donde me he avocado de lleno a la busqueda de empleo, he experimentado situaciones dignas de una tragicomedia. Sin importar el peso de las credenciales, los conocimientos, la experiencia, y las tacticas al momento de abordar una pregunta, las entrevistas laborales se ha convertido en un lio extremadamente fascinante.

Debo comenzar reconociendo que he pecado de ingenuo, y como siempre hay que culpar a alguien, yo le achaco la responsabilidad al Liceo donde hice mi Enseñanza Media. En aquella roñosa escuela, mis profesores solian contarme historias impresionantes acerca de mi futuro: yo, con mi titulito pendejo de Tecnico Programador de Microcomputadoras, avasallaria al mercado laboral y lo someteria a mis propias reglas, las compañias se disputarian mis servicios, el sueldo y el puesto serian de mi eleccion, e incluso las empleadas harian fila para que yo las preñase. Todo gracias a ese extraordinario respaldo que me otorgaba haber sido formado en tan prestigiosa —pero desconocida— institucion academica.

Por este motivo decidi darme unas desgastadoras vacaciones hasta Marzo cuando comence a enviar CVs en respuesta a las ofertas anunciadas en el periodico, pero ¡oh, sorpresa! nadie contestaba. Algo debia andar mal. ¿Sera que los empleados de Recursos Humanos no hacian su trabajo? Espere infructuosamente durante tres meses hasta que decidi cambiar de estrategia. Esta vez llevaria personalmente mi CV solo a los compañias que ofreciesen entrevistas. Me preparaba como correspondia, y me presentaba en la Recepcion con 15 minutos de antelacion. A continuacion, la recepcionista me enviaba a aguardar en una sala de espera que, para mi tranquilidad, estaba ocupada solo por dos o tres pelagatos en mi misma situacion, pero con el correr de los minutos la sala se inundaba de aspirantes y recien media hora despues aparecia el empleado de Recursos Humanos detallando con tono marcial los deberes y responsabilidades del puesto a llenar mientras requeria los CVs de quienes no huiamos despavoridos. De ahi pasaba otro largo y tedioso rato hasta que volvia a aparecer el funcionario anunciando los nombres de los afortunados que avanzaban a la sesion de entrevistas. Los demas tenian la opcion de dejar el curriculum a cambio de ser contactados telefonicamente en caso que la vacante no fuese llenada. Y yo, inocentemente, les dejaba el CV y me iba confiado en que pronto me iban a llamar.

No tengo en cuenta las veces que quede esperando esa maldita llamada que nunca ocurrio. Sin embargo, al poco tiempo empezaron a telefonearme de pegas a las que yo jamas habia postulado, por lo que deduje que mi curriculum, que habian prometian conservar, habia sido compartido con otros hueones que ofrecian trabajos que na' que verss. Debido a esta inescrupulosa actividad recibi llamados donde me hablaron de posiciones  tan inverosimiles, comparadas con el tipo de trabajo al que yo habia aplicado, que la oferta mas racional que  me propusieron fue dar clases en uno de esos institutos chantas que pulularon en el centro de Santiago a mediados de los 90's. ¿Yo? ¿Dar clases? ¿Con esa paciencia y, sobre todo, con ese humor tan de mierda que tengo? ...

—¿Y cuanto pagan? ... ¿Me van a dar algun entrenamiento? ... ¿No? ... ¿¡ Queee! ? ... ¿Quieren que enseñe lo que yo se? ... Pero si recien termine el Cuarto Medio. No tengo experiencia enseñando... Ah, ya. Si. Dejame pensarlo y te llamo, ¿si?... Ya, gracias. Chao.

Muy a mi pesar, las cosas en el Primer Mundo no son tan diferentes. Salvo que al Curriculum le llaman Resume, y que es posible demandar por discriminacion si el empleador requiere una fotografia del postulante, todo lo demas es bastante similar. Aun asi, hay metodos y trucos que he ido aprendiendo despues de mandarme groseras cagadas. Es que en esta parte del planeta todo es muy formal, y hasta el mas minimo peo debe ir acompañado ya sea de una Carta de Presentacion, Carta de Solicitud de Entrevista, Carta de Seguimiento, Carta de Agradecimiento por Entrevista Concedida, Carta de Agradecimiento por Leer el Resume, Carta de Agradecimiento por leer la carta previa, etc. Curioso es que los expertos sigan ratificando la vigencia de esta costumbre cuando para una sola posicion aplica tanta gente que es imposible revisar todas las solicitudes. Es por eso que estos seres tan ocurrentes inventaron al Reclutador, personaje que se gasta el dia entero mirando Resumes para llenar una vacante y recibir su comision. Para simplificarse la existencia, los Reclutadores, o Cazarecompensas, han desarollado sitios en linea donde los ingenuos como yo publicamos toda nuestra informacion confidencial con la esperanza de que alguna compañia nos contacte y ofrezca ese empleo tan la raja que anhelamos. Desde luego, estos sitios tambien son frecuentados por aquellos que se ganan la vida ofreciendo ese trabajo absurdo que uno jamas imaginaria que alguien pudiese ofrecer.

Asi fue como un dia me llamo la Asistente —entiendase Secretaria— de un Gerente de Nuevos Clientes para ofrecerme un empleo vendiendo seguros de vida para ancianos jubilados. Apenas tuve oportunidad —hablan tanto que no dejan ni responder— le dije que ese no era el empleo al que yo aspiraba, pero ella insistio en que nada perdia con asistir a una entrevista que habian preparado, y como le encontre razon, parti a averiguar de que se trataba. Llegue hasta su oficina y me recibio muy calidamente. La mina aparentaba menos de 30, y en todo momento me hizo sentir que la compañia se honraba con mi presencia, tal como se acostumbra por estos lados. Posteriormente me dirigio hacia a una sala de conferencias donde habian dos mujeres que espantaban con su cara de aburrimiento. Al rato aparecio otro candidato, y detras de este el Gerente de Nuevos Clientes, un hueon con cara y actitud de animador de bingos que, despues de las presentaciones respectivas, comenzo su alardeante rutina en la que explicaba lo fabuloso de ser vendedor de seguros, las toneladas de dinero que se puede ganar, la manera en que ese trabajo le permitia alimentar a sus tres hijos, y el espectacular viaje al Caribe que gano la temporada anterior por superar las metas de venta. Yo me esforce por mantener la compostura puesto que, se supone, ahora soy un profesional, pero ya estaba tan lateado con todas esas maravilla que pronto me perdi pensando en los anillos de Saturno, el viaje de la Voyager, la colonizacion de Marte, las enormes tetas de la Asistente ...

—¿Y dime, Jimmy, te gustaria perder todos los ahorros de tu vida por una mala decision de tu Agente?
—... Ehh... Si...
—¿¡Estas seguro!?

Sali raudo de aquel sitio apenas concluyo la entrevista, pero en el camino volvi a cruzarme con los  respetables senos de la Asistente quien nos despedia muy agradecida y sonriente. Una vez en el estacionamiento intercambie algunas palabras con el muchacho que tambien atendio la entrevista, y este me  dejo en claro que no acostumbraba a perder el tiempo. Mientras se despedia de la Asistente le sonsaco, entre otras cosas, que ella era la esposa del dichoso Gerente, y yo, que creo saber lo suficiente de bustos, estime que con el par que ella cargaba bastaba y sobraba para alimentar a los tres pendejos que ambos compartian. Por eso me meti al internet y confirme mis sospechas: la compañia no alcanzaba a la categoria de medio pelo, cerca el 97% de los nuevos empleados renunciaban antes del tercer mes, y las denuncias de estructura fraudulenta abundaban.



No se pierda el Segundo Episodio de esta triste historia.

5 piensan que...:

bellota_b dijo...

Tan lejos de mi Chile y las mismas o parecidas experiencias.
Yo una joven de 18, recurrí a la pega mas rara o para otros común.Vender quesos carísimos de puerta en puerta al sector oriente.
O la vez que trabajaba de promotora de "Vetiver","Neutrógena "etc..y al cabo de dos semanas nadie pagaba y la oficina parecía pueblo hundido.Me cagaron con tanto sueldo de pendeja.Y es por eso que hoy en día mi trabajo es espóradico...quedé traumada.

saludines cuasi profe "técnico computacional":D

Claudia Canifru dijo...

Una vez escribí un post al respecto, porque los famosos sicólogos me tenían chata, la cagó, son todos iguales esos gueones.

Gueno, suerte con la búsqueda. Ya nos contaras, supongo.

A mi me están ofreciendo esas pegas mulas por tuiter, cacha la onda!

Lymaris dijo...

Mira que a ti te pasan cosas... Pero ¿a quién se le ocurre ofrecerte trabajo de venta de seguros? Vete a lo tuyo y no pierdas el tiempo con esos trucos. Yo voy a ti. Pero te digo que me mataste de la risa con tu historia, con eso de que tú, de ingenuo, les dejabas el resume y esperabas "la llamada". jaja Dito, es que casi te veo con cartita triste/ilusionada. Dale, cuéntame en la segunda que sí lo conseguiste. :) Sigo pendiente.

Voy y vuelvo dijo...

si, y seguros de vida para retirados, ni mas ni menos. pasan cosas jaja

Sandra dijo...

¿Y no has pasado aun por las entrevistas psicológicas?.. Eso si es una reverenda lata.
Yo he tenido que hacerles hasta dibujitos de arboles y casitas en la pradera ..¡¡¿Que no les basta con las referencias?!! Entonces si no, pa que las piden??

Hay que ver!!