Libro de Citas

Nada como filosofar con el estomago lleno. Del asado quedaba ya muy poco, y yo solo esperaba a que el cafe estuviese listo. Mis amigos, quienes estan o han estado relacionados con el negocio de la salud, se enfrascaban en otro de sus debates sobre lo patetico que pueden ser sus pacientes —a juzgar por sus historias, yo estimo que el 90% merece morir miserablemente—. Pero una vez que entraron en los tecnicismos, me levante y me dirigi a la parrilla a probar fortuna con la carne. Sin embargo, no alcance a llegar ya que a medio camino me detuve a intercambiar palabras con la unica gringa que cuento entre mis amistades. La unica que, salvo por su novio, la medicina esta lejos de su cotideaneidad.

Como ingenieros que somos los dos siempre hay espacio para conversar sobre esas cosas que a la gente le da lata escuchar, aunque debo mencionar que la ingenieria es solo un tema entre tantos porque, de alguna manera, siempre hay ocasion para hablar de todo. Fue asi como, de momento, me vi intercambiando con ella ideas respecto de las dichosas redes sociales,

—Yo se que tu no eres muy sociable. Por eso no me extraña que no tengas facebook.
—Alguna vez cree una cuenta para contactar a mi mama y mi hermana, pero la cerre porque nunca la actualizaban
—Si, yo abri una cuando [nombre del pololo] se fue a [pais famoso por su antigua civilizacion]. Solo tengo veintitantos contactos y lo uso para subir fotos y publicar citas.

Publicar citas. No hizo mas que mencionar esas ultimas palabras y la mente se me fue a otra galaxia. Es que muchas veces me he preguntado de donde surge este extraño habito humano de darle relevancia y hacer temporalmente nuestras las frases que otros pronunciaron, por lo general, en las mas adversas situaciones. Y digo temporales porque la importancia que les damos dura lo mismo que la sensacion de placer que nos provoca retransmitirlas. Solo un par de minutos. Despues desapareceran de nuestra memoria hasta que nos reencontremos con ellas.

Me da la impresion que publicar citas es uno de los deportes favoritos de los gringos. Las librerias en este pais tienen secciones dedicadas exclusivamente a libros sobre la materia, y no importa a donde uno vaya, siempre se encontrara un anuncio con alguna leyenda existencialista. Pero yo no se que tan dado sali para este asunto. Recuerdo que mientras cursaba la educacion basica, el 20 de agosto se transformo en un dia terriblemente latero. Los profesores, siempre con la foto del general a la espalda, nos hacian repetir la frase insigne hasta el cansancio,

"O vivir con honor, o morir con gloria"
Bernardo O'higgins

Despues de semejante arenga, yo creia que O'higgins debio haber sido un tipo la raja. Un hueon que andaba repartiendo sablazos como malo de la cabeza montado sobre su caballo, y a sus soldaditos se les hinchaban las gonadas de puro oirlo resongar, pero mas tarde me pregunte si en realidad vivir o morir le daba lo mismo. O sea, yo me acuerdo que mi cobardia desaparecia instantaneamente cuando andaba con mis amigos, y eso que no eramos mas de seis o siete pelagatos. De haber estado rodeado de un ejercito habria sido tan valiente que hasta les recitaba poesia en medio del campo de batalla.

Posteriormente cayo en mis manos una libreta que contenia una extraña frase en su contratapa. Yo ya era un adolescente y por esa epoca empezaba a creerme intelectual,

"Llora por todo, menos por tu libertad"
J. D.

Al principio supuse que la leyenda aquella deberia convertirse en una maxima de vida, algo que andar repitiendole como hueon a los demas cuando considerara que sus pobres mentecitas eran inferiores. Sin embargo, un dia me detuve a pensar que queria decir aquella cita. Primero, ¿quien rechucha era J. D.? el instinto me hacia asociarla a alguna cancion de Joy Division puesto que la frase me traia a la memoria esa cara de suicidio tan peculiar de Ian Curtis, aunque nunca pude corroborarlo. Y segundo, si a finales de los 80's esa era la consigna de lucha contra Augusto, ¿porque no llorar por mi libertad? Mas tarde le haye razon a la cita cuando comprendi que me habian engañado y yo ingenuamente les habia comprado todas sus pomadas.

Pasado el tiempo consegui mi primer trabajo. Mi apatia hacia la especie humana habia crecido descontroladamente, y tuve constantes choques con mi jefe a causa de las quejas de los funcionarios por mi caracter indiferente. Yo argumentaba que mis obligaciones se reducian a simplemente resolverles sus problemas, pero mi jefe insistia en la calidad del servicio: ser cortes, sonreir, y escucharles. Un dia, y solo por no perder la pega, decidi hacerle caso. Ahi note que los funcionarios no les bastaba con que sus computadoras funcionaran. Tambien querian que yo estuviese al tanto de sus vidas, sus padres, sus hijos, sus matrimonios, sus vecinos, y sus mascotas. Ya con el tiempo me habitue los megamachos y sus aventuras sexuales —puras fantasias pajeras nomas— y a las viejas necesitadas de afecto y su incomodo-relajante habito de frotar sus tetas contra mi espalda. Pero habia un grupito que me intoxicaba: las pobres, maltratadas, e incomprendidas mujeres. Ahi la cosa se me ponia cuesta arriba, y tuve que batallar arduamente con mi paciencia para no darle motivos a mi jefe para que gozara nuevamente callampeandome,

El hombre da amor a cambio de sexo;
la mujer da sexo a cambio de amor
Funcionaria de aquella empresa

Apenas terminaban de hacer declaraciones como esa, uno sentia un intenso deseo de abofetearlas hasta los dedos cambiaran las uñas, pero luego de analizar los rumores que sus mismas amigas regaban, lo mejor que se podia hacer era recomendarles usar bastante vaselina y dilatar bien antes de cada sesion. Tambien debo admitir que lidiar con esa clase de minas me fue util despues de huir de mi pais. Como en los sitios donde he vivido esta plagado de gente que se gasta gran parte del dia rindiendole pleitecia a determinado personaje, hay mucha citas que exaltan su personalidad y las bondades de sus negocios, asi como gente sin vida dedicada a retransmitirlas indiscriminadamente. Ademas, como mencione anteriormente, vaya donde vaya, ya sea una casa, una tienda, la calle, y hasta en los baños publicos, uno siempre se encontrara con alguien dispuesto colgar un mensajito para el deleite de los mas desprevenidos,

—Eso es bien comun en este pais.
—Si. Es mi cultura. Lo siento.
—Descuida. Yo entiendo.

Yo no reniego de haberlo hecho alguna vez, pero cada vez que pienso en esto de publicar citas se me baja la autoestima. La verdad es que me disgusta andar replicando los pensamientos de los demas. Y no es por no tener el talento de Don Isidoro Loi, sino porque me fastidia que el cerebro no me dé para inventar frases tan llamativas que los demas no puedan evitar repetirlas y me den credito por ser el hueon al cual se le ocurrio. Para mi es una tragedia no ser quien se invento el que hasta ahora considero el mejor deseo que alguien le haya expresado a la humanidad, ni tampoco ser el primero en decir la mejor cita que alguna vez alguien haya dicho. La unica capaz de expresar amor y odio, pasion e ira, todo al mismo tiempo, y en una sola palabra. Para variar, siempre llego tarde a todo.

6 piensan que...:

Leslie Miranda dijo...

Lo más chistoso es que en facebook hay un apartado de "Filosofía" en el perfil, que puedes completar con datos como "Religión, Ideología política" y adivina... "Citas Favoritas"!!!

La parte cómica de verdad, es que tengo muchas amigas que escriben en citas favoritas: "en la playa, con velas o una fogata, con buena compañía, chocolates, flores, puesta de sol", etc etc etc

Claudia Canifru dijo...

Gueón, vai a ser papá!!!! Mish, chorromil felitaciones, cuidado con las hormonas de tu mujer eso sí: cuarquier paciencia nomás.

A mi me da risa que en facebook dice: "citas favoritas" y la gente pone: cena en la playa, depende con quien sea... y no cachan que se trata de las otras citas, de las frases famosas.

A mi me gustan las frases de mis escritores favoritos. Claro que tal como tú dices, las leo, a veces las tuiteo, y luego las olvido.

Mi papá tenía una: "mañana es domingo, se casan los gringos, con una gitana que tiene las tetas como campanas".

bellota_b dijo...

Yo amo mis citas y no por que sean filosóficas,si no más bien por que creo que son la única gracia que tengo(bueno hay otras,pero solo mi macho sabe).
Se cuestiona eso de ser tan hiperventilado con su vida,pero todos de alguna forma exponemos un trozo de nuestra carne.

"Te voy a dar cianuro día a día y en las noches te haré sexo para encubrir mi crimen".

Janet Rosales,vía facebook.
(Andaba emputecida con mi marido quizás por que lunatismo);)

La Alejandrita dijo...

Me gustan las citas, tengo algunas, pero más me gusta ver cómo van cambiando mis citas y recordar las weas que pensaba en la época que tal o cual cita me gustaba.

Y si, concuerdo con las dos primeras opinantes, eso de las citas con la playa y el atardecer y la wea es eeeh... jocoso xD

ah, me pasé por casualidad por acá.

Anónimo dijo...

me encanta el olor ha pata.............lo dijo el pato donald

La misma... dijo...

Como va tu señora y su embarazo...¿babean juntos?...espero que todo vaya muyyy bien.
saludos...

volví!