Fé y Negocios


ACTO I


Entonces dijo la Magnánima Deidad: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza. Y creó la Magnánima Deidad al hombre a su imagen, a imagen de la Magnánima Deidad lo creó; varón y hembra los creó. Y los hizo altos, esbeltos, robustos, y voluptuosos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla. Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. Y estaban ambos desnudos, y no se avergonzaban. Pero la serpiente era astuta, y le dijo a la mujer: ¿Conque la Magnánima Deidad os ha dicho: No comáis de todos los platos del bufé? Y la mujer respondió a la serpiente: De todos los platos podemos comer; pero del grasiento que esta en el medio del bufé dijo la Magnánima Deidad: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no engordéis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No engordaréis. Y vio la mujer que el plato era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y codiciable para el apetito; y tomó de su cuchara y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que les aumentaba el tejido adiposo; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron fajas. Y oyeron la voz de la Magnánima Deidad que se paseaba en Patio de Comida, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de la Magnánima Deidad. Mas la Magnánima Deidad llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? Y él respondió: Oí tu voz en el Patio, y tuve miedo, porque estoy gordo; y me escondí. Y la Magnánima Deidad le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas gordo? ¿Has comido del plato que yo te mandé no comieses? Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio de su plato, y yo comí. Entonces la Magnánima Deidad dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí. Y  la Magnánima Deidad dijo a la mujer: Multiplicaré en gran manera los dolores en tu estreñimiento; con dolor defecarás; y cocinarás para tu marido, y él expelerá gases cerca de ti. Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del plato de que te mandé diciendo: No comerás de él; obesa será la tierra por tu causa; con remordimiento comerás de ella todos los días de tu vida.

ACTO II

Mas no habrá siempre sobrepeso para la que está ahora en angustia, pues al fin llenará de gloria el camino del mar, de aquel lado boreal. El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de obesidad morbida, Slim Fast resplandeció sobre ellos. Porque una niña nos es nacida, hija nos es dada, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Cirugia Estetica, Abdominoplastia, Liposucción, Dieta, Bariatria. El celo de la  Magnánima Deidad de la perfección física hará esto.

ACTO III

Y como la Nutricionista levantó la grasa en el desierto, así es necesario que la Abdominoplastia sea levantada; Para que todo aquel que en ella creyere, no se pierda, sino que tenga abdomen plano. Porque de tal manera amó la Magnánima Deidad al mundo, que ha dado a la Liposuccion, para que todo aquel que en ella cree, no se pierda, mas tenga una figura esbelta. Porque no envió la Magnánima Deidad a la Cirugia Reductiva al mundo, para que condene al mundo, mas para que el mundo sea delgado por ella. El que en ella cree, no es condenado; mas el que no cree, ya esta con celulitis, porque no creyó en el nombre de la unigénita Hija de la Magnánima Deidad. Y esta es la condenación: porque la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las comidas altas en grasas que la dieta; porque hacia sus heces mas fetidas.

ACTO IV

La gracia de nuestra Dieta sea con todos. Okey!

4 piensan que...:

Claudia Canifru dijo...

Que post más delirante, maestro!

Algunas fotos eso sí que me dieron cuarquier asco.

Constanza... dijo...

jajajaaja yo opto por dejar de comer pan y sería

Saludos!

Sabina Atalaski dijo...

Guajajaja... me rearchi cagué de la risa.

Lo malo es mirarse al espejo y cachar que yo también le he hecho cuaRquier caso a la Serpiente y estoy pagando tal y como anticipó la Magnánima Deidad, jejeje

Que estíh bien.

PS: Ni cagando por MEO. Soy weona, pero no tanto! jajaja

Diego dijo...

Comer ensalada casi todos los dias ayuda bastante...

que estes muy bien