Hueva York

De vez en cuando —o mas bien, bastante seguido— a Lorna le baja por llorar que siempre nos vamos de viaje a algun lugar que yo escojo. Y aunque tengo demasiados reparos al respecto, puedo consentir en que la muchacha esta en lo correcto. Por lo tanto, esta vez la deje escoger a ella. Como que ya me sospechaba cual seria su eleccion, asi que no me sorprendio mucho. La teleserie es la siguiente: el año pasado, su amiga Keila se fue a trabajar a Nueva York. Mientras viviamos en Puerto Rico, nosotros soliamos visitarla. La mina arrendaba un departamento la raja, en el vigesimo segundo piso, y a orillas del mar en la costa este de la isla. Sonara a interes, pero me gustaba tanto ir para alla que a veces yo instaba a Lorna a que fuesemos a visitarla, cosa que no hago con ninguna de sus amistades ni parientes. En fin. Esta vez, Keila estaba en Nueva York y nos habia llamado para que nos fueramos para alla, pero en la dichosa ciudad tambien esta otra de las amigas de Lorna, y cuando los planes se hicieron publicos (puto Facebook) contactaron a la amiga que faltaba y nuestras lindas vacaciones en Hueva York se convirtieron en reunion del Club de Lulu, version Sex & the City.

No recuerdo porque atado el encuentro no llego a realizarse, pero la cosa no quedo ahi. El plan se reactivo, y aqui estoy ahora sentado en la cama de un hotel haciendo la hora para que salga nuestro vuelo. Lorna para variar ya se durmio, y mientras tanto yo pienso y pienso. He recordado bastante a mi tio Mario, quien ha sido el unico de mis parientes que visito aquella ciudad. Para el fue una tremenda experiencia, pero yo no estoy tan optimista. Es que tuve la mala ocurrencia de hacer un ejercicio mental imaginando que podria ocurrir durante nuestra estadia en la Gran Manzana, la ciudad con mas mala cueva del mundo. Si no son los aviones, es King Kong, el Depredador, Jason, los marcianos, los meteoritos, y otros cuantos cataclismos naturales los que la hacen mierda, y ahora estoy bastante urgido. Ademas, despues de este profundo analisis, llegue a la conclusion de que los New Yorkers en el fondo son unos sadomasocas y sienten placer viendo su ciudad en el suelo. Por ultimo, Keila no va a asistir, y yo contaba con su voto de aprobacion para mi propuesta de irme a los antros de perdicion en lo que las amiguis se quedan comadreando. Esa es la peor de todas las tragedias; mi tio Mario va a seguir jactandose de ser el unico que estuvo en un topless de Nueva York mientras al resto solo nos dio para ir a los Bajos del York.

Apuesto que me lo va a echar en cara por el resto de mi vida.

3 piensan que...:

Anónimo dijo...

no te vayas a meter a esa cosa , cochino , dile a tu mujer que te haga un toples
jajaja te amo hijo mama

Constanza... dijo...

buuu...
pienso que fallo el poder de convencimiento !
jajaja

Saludos

Claudia Canifru dijo...

Te quejai de puro lleno nomás. Igual vai a poder ir a mirar tetas ajenas, porque cuando las mujeres nos juntamos a comadrear, nos gusta estar tranquilas.

Cuenta como lo pasaste después poh.